Primera Década

Entre Terremotos

La primera década del Club Sport Cartaginés fue profundamente marcada por la Naturaleza, que removió los cimientos del Club, la provincia y la población de la Muy Noble y Leal.

Recordemos antes algunos hechos relativos a los primeros pasos del CSC, apoyándonos de nuevo en el libro de don Rogelio Coto quien cita una entrevista realizada en 1981 al Ing. Agrónomo Carlos Collado Quirós (q.d.D.g).

En ella, Collado relata que en sus inicios el CSC jugaba contra equipos de la capital como el Club Sport Josefino, Club Sport La Libertad y el Club Sport Costarricense.

Recordó que los jugadores de esos equipos viajaban a Cartago en tren y que los del Cartaginés acudían a recibirlos con gran entusiasmo a la estación del ferrocarril y después los invitaban a almorzar.

“Tenía que ser así porque en aquella época ir a Cartago significaba hacer un viaje que duraba todo el día” decía Collado en la entrevista.

Es claro, según los historiadores que desde su fundación en 1906 y hasta 1910, el Cartaginés se la pasó jugando contra equipos en su mayoría de la provincia, que eran además escasos. Se citan sólo tres más: el Club de los Artesanos, el Club Sport Monte Líbano y el Club El Combate.

Y así, entre limitaciones de canchas, organización y ausencia de equipos, transcurrieron los primeros años, sacudidos fuertemente por el terremoto de las 11 noche del 13 de abril de 19940, que causó enorme dolor y graves daños a la provincia.

La angustia acrecentó el 4 de mayo siguiente cuando a las 6:47 se produjo un segundo terremoto, de entre 7 y 7.9 grados Ritcher, que terminó de destruir la ciudad.

Esto ocurrió cuatro días antes que asumiera la Presidencia de la República Ricardo Jiménez Oreamuno, a quién correspondería la enorme tarea de reconstruir su ciudad natal.

Las pérdidas ocasionadas por los terremotos fueron totales, una cifra de 500 muertos según crónicas periodísticas de la época, probablemente lejanas de los números reales, dadas las limitaciones estadísticas del momento.

Volviendo al fútbol, cabe citar una consecuencia directa de los terremotos sobre esta actividad.

La historia señala que a partir del 4 de mayo de 1910 el fútbol se paralizó en Cartago durante cuatro años, ya que la Plaza Iglesias debió ser utilizada para acciones propias del impacto de los fuertes sismos.