Tercera Década

El Eslabón Perdido

La historia del Cartaginés registra períodos de obligatoria inactividad.

De 1926 a 1935, hubo un largo receso de 10 años que mantuvo al equipo y a la institución lejos de toda actividad.

Fuentes consultadas indican que la interrupción obedeció a que al Club se le fueron los principales jugadores, tres de ellos contratados en el extranjero, y a que otros marcharon hacía San José, como parte del éxodo provocado por los terremotos de 1910.

Esta circunstancia, según se explica, tornó imposible para el CSC sostener una nómina permanente para enfrentar los diversos compromisos del Club.

Incluso, el Diario de Costa Rica informó en varias ediciones de 1926 sobre la expulsión del CSC, de la Liga Nacional de Fútbol, por no presentarse a dos partidos del campeonato.

Esos 10 años fueron los que vieron nacer a otra institución futbolística grande de Cartago, el Club Once Tigres, nacido bajo la guía del Padre José Turcios y Barahona quien había llegado al Colegio Salesiano en 1924.

Fue el Once Tigres el equipo que asumió el liderazgo en la provincia, integrando jugadores de alto nivel y dictando cátedra dentro y fuera de Cartago, hasta llegar a participar en el Campeonato Nacional de Primera División.